Conclusiones Uzbekistán

Llegamos a casa derrotados, por la mañana, a las 8, y directos a trabajar aunque fue imposible no pensar y hacer balance….

  • “País de las cometas”, no vimos ni un sólo niño con un móvil, tablet o videojuego en la mano, todos los chiquillos, el 95% de los que vimos tenían una cometa, de verdad no es una exageración. 
  • El país en general es como retroceder en el tiempo y vivir épocas en las que no habíamos ni nacido pero que conocemos por haber visto películas, fotos o por comentarios de familiares. ¡Vaya cosas! Dentro de lo bonito que nos parecía esto, en algún momento comentamos que era un poco “decadente”, pareciera que desde la época de la mítica Ruta de la Seda no se hubiera hecho ningún avance. 
  • Los uzbekos… seguro que nos estafaban cada vez que pagábamos algo, pero de verdad que nunca sentimos que se estaban pasando en los precios, ni que nos iban a abrir la maleta a la que pudieran para cogernos las cosas -y siendo honestos, en otros países sí que íbamos con miedillo-. Íbamos muy relajados con las cosas. Transmiten mucha confianza los uzbekos, o por lo menos nosotros tuvimos buenas experiencias.  
  • Ganas de más… de más Centro Asia. Aunque hubiéramos necesitado muchos más días para conocer profundidad el país, nos hemos hecho una súper idea y nos hemos ido muy contentos. Dudamos que volvamos a repetir, o por lo menos en un futuro cercano, pero sin duda, ha merecido mucho la pena, y ha hecho que cada vez tengamos más ganas de conocer los países de los alrededores.

La canción que nos acompañó todo el viaje, desde que entramos en Jiva no pude dejar de cantuniar “tiene de oro un montón de cameeellosss -aquí radio pincho moruno- pavoreales con su pedigree -ahh tu siempre tan oportuno Bruno” xDD. Estuve dando el coñazo toooodo el viaje con la canción “El príncipe Alí” de la película Aladdin, sobre todo en esa parte que hemos transcrito, jajajajajaja ¡¡Pegaba muchísimo!!

Datos Prácticos ←