Preparativos Moscú

Después de varias semanas en vilo pensando que nuestro presupuesto para este viaje finalmente no llegaría, llegó, digamos que una tal “Gulsina” -Gulsi para nosotros- (nombre adaptado para mantener la privacidad de la persona (xD) ), obró el milagro… Mira no, hizo su trabajo, después de días fuera de su puesto de trabajo (por razones justificadas, of course), terminó de hacer los trámites que necesitábamos.

 

  • El destino…

¡Moscú! Llamadme loca, pero tenía metido en la cabeza que iría a Moscú y me compraría un gorro de esos peludos y vería la Plaza Roja completamente nevada. Quería ir en otoño – invierno, a pesar de que todo el mundo nos decía que iba a ser una locura. ¿Locura? ¿Por las horas de luz? Vivir en Suecia te obliga a adap
tarte sí o sí a las pocas horas de luz durante otoño e invierno, y con ello, te obliga aún más a acostumbrarte a mantener tu actividad diaria hasta las horas “normales”, porque si no, desde las 14:00 horas del día ya estarías en pijama y pensando en dormir hasta el día siguiente. ¿Mucho frío? JA, JA, JA… Donde vivimos llevamos entre los -23 y los -32 más de una semana… Los – 5 de Moscú serán una caricia a nuestra, cada vez más reseca y blanca, tez.

En un primer momento pensábamos que podríamos hacer una escala previa de un día en Shymkent e ir a ver Turkestán (ambas en Kazajstán), pero por problemas mientras comprábamos los billetes, no pudo ser.

 

  • La fecha…

Tenía las fechas muy claras, donde vivimos no es que existan muchos días festivos, pero, los hay. Y el 16 de diciembre (día de la independencia) y el 19 de diciembre (día de observación -tampoco yo sé el porqué de este día y nombre-) caen justo en viernes y en lunes…¡bingo! 4 días para hacer la escapadita chachi que tantas ganas tenía de hacer.

Nos iremos desde el jueves 15 ya que el lunes 19 volveremos a casa a las 8:20 horas, por lo que no podremos aprovechar ese día en Moscú, pero que a su vez nos viene genial llegar tan pronto a casa porque los martes ¡¡son mortales!! para mí.

 

  • La guía…

Muchísimo antes de comprar los pasajes, cuando ya teníamos “decidido” que si el trámite del “presupuesto” se solucionaba a tiempo iríamos, ya habíamos pedido en amazon nuestra guía de Moscú, y justo nos la entregaron el mismo día que supimos que finalmente podríamos ir y que compraríamos los tickets de avión (esto fijo fijo es una señal de buen augurio xD ).

 

 

  • Los pasajes…

No sé cuántas veces intentamos comprar los tickets para ir a Moscú (la noche del 21.11.16) , pero ¡más de 4 segurísimo! El problema no era otro que, cuando por fin habíamos decidido comprar los pasajes con la escala en Shymkent, dos de los proveedores  (Mytrip y Alitravel) que aparecían en la búsqueda de Skyscanner cuando por fin íbamos a efectuar el pago, nos decían que había caducado la tarifa y nos subían el precio unos 100 euros, y no, nos daba mucha rabia, por lo que no los compramos.

Buscamos directamente en la web de la compañía (Scat Airlines) pero nos daban otro horario de salida que no nos convencía.

Tras un momentáneo shock… Accedí a pagar un poco más, y comprar vuelos directos con Air Astana.

¿Precio?…Mejor ni preguntes… Caro…muy muy caro, máxime si vives tan “cerca”. Pero la ilusión puede más que yo, además de no tener margen de maniobra en cuanto sitios a los que poder ir en esas fechas…

Accedí, el total fueron exactamente 205.534 KTZ, o lo que es lo mismo, 569 €uritos fresquitos… :’( [Lo siento, en mí no se cumple aquello de que lo gastado si es para viajar, no duele… Yo creo que bien gastado está, pero me duele, me duele mucho…muchísimo] Todavía me sangra la vista de cuando aparecieron aquellos 6 números en pantalla… ¡Y la cuenta bancaria!

Un pajarito me decía que era regalo de Papá Noel adelantado… Lástima, a sus casi 29 años nadie le ha dicho que Papá Noel no tiene dinero, que se lo das tú, y si quieres, él te trae los regalos…Pero realmente no creo que este Papá Noel merezca esos 569 €:

dey-noel

El precio es taaaan relativo, aeropuerto de salida, distancia, fechas, ofertas… Desde luego, para nosotros es caro… Hace unos meses podríamos haberlos comprado por 300 € …en total…

Llegaremos al aeropuerto de Sheremétyevo (SVO) que se encuentra a 15 km al noroeste fuera de la ciudad y tiene 6 terminales (A,B,C,D,E,F). Este aeropuerto es la base de la compañía “más conocida” del país (Aeroflot).

→ Existen también otros aeropuertos: Domodedovo (DME) y Vnúknovo (VKO).

 

  • Visado…

Los españoles tenemos que pedir visado para entrar en Rusia (a no ser que entres vía marítima en el típico crucero que va por ejemplo, desde Helsinki a San Petersburgo en el que te dan una de 48 horas en el mismo sitio que retiras los tickets del barco, pero este no es el caso, ya lo explicaremos en su correspondiente viaje).

Cuando pedí la guía por amazon, otra de las cosas que hice fue escribir un email a la embajada rusa de aquí… y su respuesta se limitó a un saludo y un enlace a su página web. Vamos, que no entendieron aquello de que no hablábamos ruso (pero estamos en ello jejeje) y que habíamos mirado la web pero no nos quedaban claras algunas peticiones.

El precio del visado normal (hay urgentes) es de 35€/p.

En resumen, entendemos que necesitaremos (para el visado de turismo)***:

  • Pasaporte: con validez de 6 meses posteriores a la finalización prevista del viaje.
  • Seguro médico (en nuestro caso, tenemos uno privado que se llama Bupa, y creemos que es internacional y que puede cubrirnos este tipo de viaje, por lo que pediremos certificado).
  • Pasajes comprados: Como ya los tenemos, no tenemos que preocuparnos, pero entendemos que siempre se tiene la duda de “y si me deniegan el visado”. Un visado de turismo dudamos mucho que lo denieguen, tienes que haber hecho algo muy “gordo” o tiene que haber algún problema en el país, interno o con el país ‘de tu pasaporte’.
  • Carta de invitación: Que según entendemos tendremos que pedir al alojamiento.
  • Certificado de trabajo: Nos acaba de decir un conocido, que necesitaremos que en el trabajo nos hagan una especie de certificado que diga que trabajamos ahí… En mi caso no sé qué me pedirán, porque no tengo trabajo “reconocido” aquí por lo que entendemos que con que lo presente mi piojo pegado 😛 , valdrá.  La verdad es que esto no lo habíamos leído nunca…Estamos soprendidos, porque además, nos dicen que aquí la embajada no te deja entrar al edificio para hacer el trámite, sino que te dejan esperando en la calle (a -30 grados) mientras te hacen el papeleo ¬¬’ (ya veremos si esto es cierto).
    Lo que no sabemos es si este requisito es para todos los países que necesitan visado, sólo para los europeos, o sólo para los europeos que residimos fuera de nuestro país y pretendemos sacar un visado a Rusia desde ese sitio.

***Esta información la actualizaremos cuando hagamos el trámite en unos días.

Ya fuimos a la embajada … ¬¬ … vaya gente simpática, amable y con salero.

Confirmar que sólo necesitamos la carta de invitación (que nos hicieron rápidamente en el hotel y nos la enviaron vía email), el certificado médico (que nos envió por email la compañía que tenemos contratada), lo pasajes de ida y vuelta y el pasaporte.

Finalmente no nos pidieron el certificado de trabajo, así que no entendemos muy bien por qué un conocido nos dijo muy seguro que nos lo pedirían.

Nos trataron muy mal, tanto cuando presentamos la documentación como cuando fuimos a recogerla.

El día que presentamos la documentación, la señora que nos iba a cobrar comenzó a gritarnos en ruso y todo porque (según dedujimos cuando acabamos) no le dimos la tarjeta para el pago de primeras; resulta que por fuera de la ventanilla había una especie de “datáfono” y yo pensaba que tenía que meter la tarjeta por algún lado, pues no, aquello era sólo para poner el pin, tenías que darle la tarjeta a ella para que te cobrara, y yo le decía en ruso “no entiendo” y ella venga a chillar y el resto de gente a mirar… Al final le solté la tarjeta en el huequito de la ventanilla y por fin nos hizo el cargo… un show.

El chico que nos recogía la documentación nos echó bronca porque pusimos a la vez los pasaportes en la ventanilla, nos dijo en perfecto inglés “cuando yo los pida”, y al medio segundo me pidió el mío… No sé si es que necesitaba sentirse ‘the boss’ o qué… en fin.

Pues esto sólo fue en la ida, a la vuelta llegamos 20 minutos antes de la cita, aquí es difícil calcular los tiempos porque siempre hay mucho tráfico, tocamos el portero y les preguntamos si podíamos esperar dentro porque hacía mucho frío (-19 grados) y la respuesta irónica fue, textualmente, “sí, pero dentro de 20 minutos”, es decir, que sólo íbamos a entrar a la hora de la cita, ni un minuto antes (y se cumplió)… No entendemos el por qué hacen eso, si fuese que va muchísima gente y no caben dentro… pero no es el caso. Se me partía el alma ver a una señora con su hijo en brazos durmiendo, el niño tendría unos 5 años, estaba enfermo, pero estaban allí, junto a nosotros congelándonos…  

Cuando por fin entramos nos dieron la documentación y pedimos taxi, y decidimos esperar dentro para no congelarnos; pues en esto viene uno de ellos y nos dice que qué hacemos, le explicamos y nos dicen que cuánto vamos a tardar, les decimos que no sabemos, pero que unos 15 minutos más o menos, y su respuesta fue “eso espero”.

Y a los 15 minutos de reloj, uno de seguridad nos echó de allí diciendo que ya habían pasado los 15 minutos, nuestro taxi no había llegado, por lo que tuvimos que salir fuera a pasar frío nuevamente.

No lo entiendo, no entiendo estas maneras. Me da vergüenza ajena. El Ministerio que corresponda debería hacérselo mirar.

 

  • Alojamiento…

Esta vez fuimos de “sibaritas”, después de nuestro último viaje a Israel y algunos recuerdos nefastos (pero siempre graciosos vistos con el tiempo) como el de Atenas, pensamos que esta vez era mejor darse el lujo de coger algo céntrico y con piscina, ¿por qué? porque posiblemente a las 20 – 21 horas ya estaremos en el hotel porque por la noche caerán bastante las temperaturas, y echar un ratito en la piscina antes de cenar y dormir no está nada mal (cuando fuimos a Disney, descubrimos que nuestro hotel tenía piscina y la disfrutamos muchísimo).

Tras revisar mucho Booking, nos decidimos finalmente por el Adagio Moscow Kievskaya, por 218 euros las 4 noches (precio normal para nosotros que solemos ponernos de tope unos 50 euros por noche (2 pax) -aunque hemos pagado mucho más y mucho menos, es sólo nuestra guía-).

Es un aparthotel de 4 estrellas, con piscina, con una puntuación general de 9, por lo que vamos convencidos 100% que estará muy muy bien (¡cualquier cosa será mejor que el Hostel de Jerusalén!).

La única pega que le ponemos es que no tiene desayuno incluído, ni opción de solicitarlo. Pero bueno, compraremos algo para hacer los desayunos antes de salir o desayunaremos en cualquier bar de la calle. Por experiencia, preferimos salir del alojamiento desayunados, por comodidad, pero bueno…esto es cuestión de gustos.

    → Día 1

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *