DÍA 2: Plaza Roja – Kremlin – Parque V.D.N.Ha – Museo de la Cosmonáutica

Viernes 16 de diciembre de 2016

 

Amanece en nuestro segundo día en Moscú, tempranito, no tanto como en otras escapadas, pero lo suficiente como para sentir la necesidad de “5 minutos más”.

Desayunamos en nuestra habitación, al ser aparthotel tenemos una cocina estupenda, mejor equipada que algunos pisos en España. El día anterior compramos una especie de brazo de gitano de chocolate y unos yogures de beber, con eso “tiramos” rumbo al metro para empezar nuestra ruta CAOS del día (digo caos porque no solemos viajar sin la ruta milimétricamente marcada, esta vez, nos pilló el toro, o mejor dicho, dejamos que nos pillara).

Afortunadamente tenemos el metro justo enfrente del hotel, y más afortunadamente, pasa por la parada la línea circular que prácticamente conecta con la mayoría de las demás en algún punto, así que es muy cómodo para nosotros.

Ponemos rumbo desde Kievskaya -líneas 3, 4 y 5- hasta Ploshchad Revolutsii -líneas 1, 2 y 3- que es una de las paradas de metro más cercana a la Plaza Roja.

Lo primero que nos llama la atención es que es una de esas paradas ‘bonitas’, está llena de estatuas y todas las personas que pasan por ellas las acarician, es como una especie de “ritual”, es en señal de respeto y para que de buena suerte (o eso nos han dicho). El caso es que las partes que más ‘acarician’ (rodillas y hocicos de unos perros) han ido decolorando.

Moscu_Dia2_01

Salimos a la calle y nos maravillamos al ver muchos puestitos con comida y productos de decoración navideña, bufandas, gorros… y justo en frente un tobogán de hielo en el que la gente hacía cola para tirarse 🙂

Moscu_Dia2_02

Moscu_Dia2_03

Moscu_Dia2_04

Moscu_Dia2_05

Tras hacer algunas fotitos decidimos caminar en busca de la Plaza Roja y llegamos al “Km 0”  ruso (por decirlo de alguna manera); luego nos enteraríamos de que la gente suele tirar monedas de espaldas (como en la Fontana di Trevi).

Moscu_Dia2_06

Cuando finalmente levantamos la vista pudimos vislumbrar bajo el arco de una de las ‘puertas de entrada’ a la Plaza Roja, las cúpulas de la catedral de San Basilio…¡¡GUAAAAAUUUUUUUU!!

¡¡Nos maravillamos!!

Moscu_Dia2_07

Avanzamos raudos y veloces hacia el ‘interior’, y maravillados contemplábamos uno de los lugares que más ganas teníamos de ver en Moscú.

A la derecha, un imponente edificio en tono rojo, el Museo de Historia, y a nuestra izquierda veíamos la Catedral de Kazán, tan bonita… Justo a su lado, el gran e imponente centro comercial Gum lleno de luces navideñas.

Moscu_Dia2_08

Moscu_Dia2_09

Moscu_Dia2_10

Justo en medio de la plaza habían puesto una gran pista de patinaje y unos puestitos de regalos y de comida, precioso todo, haciendo que se acentuase más si cabía mi espíritu navideño. Hasta los árboles que hay entre el Gum y la Plaza Roja estaban decorados.

Moscu_Dia2_11

Moscu_Dia2_12

Frente al Gum vemos parte de la muralla del Kremlin, y más o menos a la mitad se encuentra la tumba de Lenin. Hoy, al ser viernes estaba cerrada, por lo que tendríamos que volver mañana para verlo, una buena excusa para volver a la Plaza Roja otra vez.

Moscu_Dia2_13

Moscu_Dia2_14

Al fondo de la plaza, allí estaba… LA IMAGEN, la preciosidad, la pequeña pero imponente, Catedral de San Basilio, es muchísimo más bonita en vivo y en directo.

Como era temprano, no estaba abierta aún así que decidimos entrar al Kremlin primero  por lo que desandamos nuestros pasos, no sin habernos hecho los mil selfies (inservibles todos of course) y los dos millones de fotos a todo. Ya en mitad de la plaza volvimos a parar para que yo pudiera exclamar agusto “me encanta esta ciudad, vaya cosa más bonita”. Y proseguimos.

Moscu_Dia2_15

Hacía muchísimo frío, el peor día de todos sin duda, creía que los muslos y la barbilla me los iban  tener que amputar. ¿Unos -18 grados? Pfff Podrían haberme hecho un piercing en esas zonas, que no lo hubiera notado.

En el trayecto hacia la entrada al Kremlin, vimos algunas personas con banderas de Kazajistán (aheeeeee!!!) xD que era su día de la independencia de la URSS, han alcanzado el cuarto de siglo como país independiente. Nos sorprendió un poco ver a estas personas con las banderas kazajas en pleno Moscú.

A mitad de trayecto nos acercamos a una estatua que estaba en una especie de rotonda en medio del parque, así podríamos hacer alguna fotillo más a la muralla del Kremlin, con un poco más de perspectiva.

Moscu_Dia2_16

Moscu_Dia2_17

Cuando llegamos a las taquillas para comprar las entradas al Kremlin y la Plaza de las Catedrales (500 rublos/p, unos 7,9 euros) lo hicimos directamente en las máquinas aunque no había cola en las taquillas.

Nos han dicho que en verano se forman unas colas infernales para comprar las entradas, en pleno diciembre no tuvimos que esperar absolutamente nada.

Decidimos no entrar a la Armería ni a la Fondo de Diamantes porque no son cosas que tengan un especial interés para nosotros, antes entrábamos a todos los museos del mundo mundial, pero tras ver los suficientes museos de tapices en nuestra trayectoria de viajes, un día decidimos que íbamos a ver sólo aquello que realmente nos interesara, por logística, dinero y salud mental jejeje.

Aunque mucha gente dice que realmente merecen la pena.

Una vez entramos al recinto fuimos directamente a la zona de las catedrales y a ver la campana de Tsar Kolokol, la más grande del mundo.

Moscu_Dia2_18

Moscu_Dia2_19

Moscu_Dia2_20

Moscu_Dia2_21

Moscu_Dia2_22

Moscu_Dia2_23

Moscu_Dia2_24

Moscu_Dia2_25

Moscu_Dia2_26

Quisimos bordear una de las catedrales para salir del Kremlin, pero cual niños chicos, un policía nos empezó a hacer señas de “no no no no no… por ahí no, den ustedes la vuelta…” y así tuvimos que hacer, a pesar de que ya habíamos terminado el recorrido… Con la cabecita “gacha” desandamos nuestros pasos y ya teníamos a otro policía esperándonos por el CAMINO CORRECTO para hacernos un gesto de desaprobación con la cabeza. Realmente no sabíamos que no se podía pasar por allí, no había ninguna señal que lo prohibiera. En fin…

Moscu_Dia2_27

La salida del Kremlin es justo hacia la Plaza Roja así que volvimos a maravillarnos con la catedral de San Basilio en el exterior y aprovechamos para visitar su interior, ya que ya estaba abierta.

Pagamos unos 350 rublos/p (unos 5,5 euros)  y entramos.

Nos sorprendimos ya que , a diferencia de la Iglesia del Salvador sobre la sangre derramada de San Petersburgo, en ésta, cada cupulilla es como una sala. Es muy bonita por dentro, se puede subir una planta, y así hicimos. No pudimos hacer fotos porque está prohibido y además, hay una señora en cada esquina vigilando.

Moscu_Dia2_28

A la salida nos dirigimos a la Catedral de Kazán para verla por dentro, esta sí está ‘en uso’, prohíben las fotos en el interior, y llevar las manos en los bolsillos (suponemos que es por respeto), a mi acompañante le hicieron quitarse el gorro, a mí no.

Iban a bautizar a un niño, nos salimos, ya que no somos creyentes y quedarnos de mirones nos parecía una falta de respeto, aunque hubiera sido interesante ver cómo es el procedimiento de bautismo ortodoxo.

Como quiera que fuere nos metimos en el Gum para coger un fisquito de resuello, porque seguíamos congelados. Así que nos dispusimos a buscar una cafetería para tomar dos buenos capuchinos y buscar en la guía algún sitio para comer que no estuviera muy lejos (otras veces llevamos sitios apuntados que hemos visto recomendados en blogs).

Para llegar a la cafetería elegida dimos una vuelta enorme en el centro comercial, es impactante cómo está dividido, es un entramado de plantas comunicadas por escaleras, puentes y ascensores.

Estaba súper decorado con motivos navideños, así que era un plus que hacía que me enamorara más.

Moscu_Dia2_29

Nos tomamos dos mocca y nos fuimos un poco contrariados ya que la cuenta eran 900 rublos y pagamos con un billete de 1000 rublos y jamás nos trajeron la vuelta, cansados de esperar nos levantamos y nos marchamos, decidimos no decirles nada para no crear un mal rollo por 100 rublos, pero vamos…soy yo la que decide qué hacer con mi dinero, soy yo la que decide si el servicio merece la propina… No nos gustó nada el gesto, además de que no lo merecían, porque tardaron demasiado en servirnos. Pero bueno…

Este es el sitio en cuestión:

Moscu_Dia2_30

Mientras tomábamos los mocca descubrimos que el sitio que habíamos elegido para comer, se encontraba allí mismo, en el Gum. Así que nos dirigimos al restaurante, el Столовая (“Stolovaya”).

Moscu_Dia2_31

Tuvimos que hacer un poco de cola para entrar, pero tras comer entendimos el por qué. Eliges  la comida un poco al peso y luego pagas y buscas mesa. Pagamos 1390 rublos, unos 20€ al cambio. Y la comida bueníiiisima.

Dos sopas y dos platos de carne y guarnición, bebidas y postre a muy buen precio.

Leímos que era un restaurante “típico” de Moscú, con comida muy auténtica, nos encantó.

Moscu_Dia2_32

Durante el almuerzo hablamos sobre buscar una boutique Nespresso para comprar cápsulas, ya que donde vivimos, ni hay boutique, ni hacen envíos para compras online.

Y como por arte de magia, bajamos las escaleras, y allí estaba, la boutique Nespresso del Gum, para facilitarme la vida. ¡¡Fui feliz!! XD

Al salir del centro comercial nos dirigimos al mismo metro por el que llegamos (Ploschad Revolyutsii) y pusimos rumbo al parque V.D.N.Ha. (parada de metro V.D.N.Ha.-línea 6- ) para verlo y por último, entrar al Museo de la Cosmonáutica.

Según salimos de la boca del metro nos encontramos con el museo, pero decidimos que era lo último que haríamos en el día para poder ver el parque aprovechando la poca luz del día que quedaba.

Lo que en principio sería un paseíllo por un parque normal, de ciudad, se convirtió en una sorpresa para nosotros (como lo serían el resto de parques que visitaríamos en Moscú) ya que además de edificios bonitos, habían montado una cacho pista de patinaje con decoración navideña en medio, muy muy bonita, espectacular.

Moscu_Dia2_33

Moscu_Dia2_34

Moscu_Dia2_35

Moscu_Dia2_36

Camino al museo (desandando nuestros pasos pero esta vez por el lado derecho del parque), se nos hizo de noche, así que pudimos ver las luces navideñas y el arco de entrada al parque iluminados, ¡precioso!

Para terminar la ruta turística del día entramos en el Museo de la Cosmonáutica, que cierra a las 19:00 h pero que vende entradas sólo hasta las 18:00 h; te “obligan” a dejar los abrigos en un guardarropa”, las señoras te dan un numerito para que luego lo recojas, es cómodo.

Museo muy interesante, es de los pocos museos que me impresionan, no tengo ni idea de ‘rollos de astronautas, planetas, espacio exterior etc’ pero creo que es algo fascinante.

Nos resultaba increíble que aquellos ‘aparatejos’ hubieran sido enviados al espacio en algunas misiones… Parecían tan … “cacharra” que a ratos creíamos que eran réplicas, a pesar de leer que eran auténticos.

Moscu_Dia2_37

Of course la imagen que precede la entrada y centro del museo, como no podía ser de otra manera, es la de Yuri Gagarin.

Moscu_Dia2_38

Nos gustó mucho el museo, pero … el de Washington nos impresionó mucho más.

Moscu_Dia2_39

Moscu_Dia2_40

Moscu_Dia2_41

Moscu_Dia2_42

Moscu_Dia2_43

Salimos del museo y nos dirigimos al hotel para disfrutar un ratito de la piscina, el hammam y la sauna… La piscina se me resistía un poco, para mí estaba fría.

Mientras mi acompañante se daba unos chapuzones cual niño chico, yo aproveché para escribir lo que habíamos hecho el primer día (mi intención era cada día escribir lo que habíamos hecho el día anterior, pero no lo cumpliría… de hecho, este segundo día lo estoy escribiendo en el avión de vuelta a casa).

Día 1 ←    → Día 3

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *